fbpx

Quiebras de empresas suben 19% y regulador espera que se contengan por medidas de liquidez

Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento proyecta aumento de reorganizaciones de las firmas con deudas para los próximos meses. Por su parte, expertos discrepan sobre la evolución de este procedimiento.

La crisis desatada a partir del 18 octubre del 2019 impactó directamente en el normal funcionamiento de las empresas chilenas. Esto provocó que muchas de estas firmas tuvieran que quebrar, debido a la imposibilidad de responder a sus compromisos.

Según cifras de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (Superir), durante el primer trimestre de este año, un total de 437 empresas deudoras debieron liquidar sus bienes. Esto representa un aumento de 19% respecto de igual período del 2019.

El exsubsecretario de Economía Tomás Flores observa que en el primer trimestre hubo incrementos significativos de quiebras de empresas con aumentos en 12 meses de 22%, 21,9% y 14% para los meses de enero, febrero y marzo, respectivamente. “Estos fuertes incrementos deben responder a los emprendimientos que no lograron sobrevivir a la violencia subversiva”, afirma.

El análisis es compartido por el profesor de Derecho Comercial de la Universidad de Chile, Nelson Contador, quien señala que estas cifras obedecen al reflejo de las fuertes pérdidas sostenidas por empresas que desarrollaban sus negocios a través de locales comerciales, que tuvieron que cerrar, que fueron saqueados o destruidos.

 

Herramienta de contención

Una de las opciones que entrega la actual normativa es que las empresas deudoras puedan reorganizar sus pasivos y, así, cumplir con sus compromisos. Sin embargo, esta herramienta tiene una tasa de uso mucho menor que la liquidación; hasta ahora.

Desde el 2015, año en que comenzó a operar en plenitud la nueva Ley de Insolvencia, a marzo de este año, 245 empresas han optado por la reorganización. En cambio, en el mismo período, 5.460 firmas quebraron.

¿Qué debería pasar en los próximos meses, debido a la menor actividad prevista? Flores prevé que, dada la paralización creciente de la economía mundial, se deberían dar incrementos en las quiebras, sobre todo de restaurantes y hoteles, transporte y comercio.

No obstante, desde el regulador tienen otra visión. El superintendente del ramo, Hugo Sánchez, dice que al observar la tendencia de las cifras, la liquidación de personas y empresas crece a una tasa más alta que la renegociación de personas y reorganización de empresas, brecha que ha ido creciendo a tasas normales, independiente de fenómenos como la reciente crisis social. “En general, cualquier fenómeno (catástrofe, pandemia, crisis financiera global) que genere procesos de contracción de la economía tendrá efectos en la liquidez de empresas y personas”, sostiene.

Sánchez afirma que mediante los paquetes de medidas de inyección de liquidez a las empresas y de protección del empleo a las personas, “esperamos que el efecto se morigere bastante, de manera que la mayor cantidad de solicitudes sea por reorganización, procedimiento que permite mantener a las empresas en operación, asegurando el empleo, la provisión de servicios y bienes y, en general, el círculo virtuoso de la economía”.

Comparte esta opinión Nelson Contador. Considera que, con motivo de la actual crisis sanitaria generada por el covid-19, que ha suspendido temporalmente las operaciones de algunas empresas y ha provocado la baja sostenida de sus ventas, se espera que puedan superar su crisis mediante los acuerdos de reorganización judicial. “Estimamos que durante los próximos meses iremos a la baja en los números de empresas declaradas en liquidación o quiebra, y va a subir a partir de mayo el número de empresas que se han acogido al procedimiento de reorganización judicial”, señala Contador.

Con todo, remarca Sánchez, en esta primera etapa de la crisis sanitaria que enfrentas el país, lo más relevante es que se inyecte liquidez a las empresas y proteger el empleo de las personas, para que estas justamente no caigan en insolvencia; como lo que se está haciendo con el paquete fiscal y la flexibilidad crediticia por parte de la banca, entre otras medidas, sostiene.
Las personas en quiebra por deudas llegaron a 1.298 a marzo de este año, aumentando 15% respecto de igual período del año pasado. De esta cantidad, un 63% correspondió a hombres.

Share This